Bioestimulación por microcorrientes

microcorrientes

“Los pacientes experimentan ya desde la primera sesión terapéutica un claro alivio del dolor; después de 4 ó 5 sesiones más se logra eliminar el dolor. Posiblemente este efecto se base en una normalización del metabolismo del tejido conjuntivo y muscular bajo la influencia de las micro corrientes.”

A nivel de la piel se ha demostrado que tienen las microcorriente un efecto de bioestimulación muy beneficioso por:

 

  • Aumento a nivel de la energía celular
  • Aumento de la nutrición celular y de la división celular, favoreciendo la regeneración celular.
  • Refuerzo de la musculatura y del tejido conjuntivo.

 

En EEUU y Alemania se utiliza ya con éxito en muchas indicaciones médicas. La bioestimulación es un tratamiento natural y carente de efectos secundarios aplicable en el ámbito de la terapia del dolor, el tratamiento de las articulaciones y de la piel y la terapia regenerativa, que localiza las fuerzas de autocuración del propio cuerpo y las fortalece de forma significativa. El elemento esencial es el efecto de las microcorrientes sobre el metabolismo celular. En efecto, Cheng y colaboradores han observado que, al aplicar microcorrientes, se produce un incremento de ATP de hasta el 500%, de la síntesis de las proteínas en hasta un 73% y del transporte de membrana de hasta el 40 %.

Así pues, las microcorrientes parecen ser un lenguaje que las células humanas comprenden. La cantidad de corriente aplicada en este caso era de 1:1.000.000 amperios. Se trata sólo de la milésima parte de la cantidad que se utiliza en la llamada terapia TENS (transcutaneous electrical nerve stimulation) que viene utilizándose desde hace tiempo. A diferencia de la bioestimulación, el efecto de la terapia TENS se basa sobre todo en el mecanismo de las endorfinas y las encefalinas. Si se trata a un paciente con un aparato TENS de una determinada frecuencia (8 impulsos por segundo o menos) y se actúa sobre la potencia de las corrientes, se puede incrementar su producción de endorfinas, lo que en casi el 50 % de los casos produce una mejoría, si bien transitoria.

La causa de ello podría residir en que los estudios con TENS revelan una disminución de los parámetros arriba descritos. La aplicación de TENS hace disminuir el ATP en hasta un 50 %, la síntesis de las proteínas también en hasta un 50% y el transporte de membrana en hasta un 40%.

Diversos autores han escrito sobre los resultados rotundamente positivos tras la aplicación de micro corrientes a través de bioestimulación: