Ultracavitación

ultracavitacion

La cavitación es una alternativa a la liposucción quirúrgica, menos agresiva y más cómoda, que mejora la celulitis y facilita la eliminación de los depósitos de grasa localizados. El principio físico de la cavitación consiste en la generación controlada y repetida de microburbujas de vacío en el interior de un líquido, fluido o material fisiológico, seguido de su propia implosión.

En medicina estética se puede utilizar para actuar sobre los depósitos grasos localizados (abdomen, nalgas, muslo), tan difíciles de eliminar mediante dieta y ejercicio, ya que es capaz de destruir en la zona de aplicación células adiposas al crear una sobrepresión, que rompe sus membranas con la consiguiente liberación de grasa. Esta grasa pasa al sistema linfático y al torrente circulatorio para su eliminación, consumo y eventualmente para transformación nuevamente, por parte del hígado, en depósitos grasos.

Por ello es muy importante acompañar el tratamientote una abundante ingesta de agua (tanto antes como después del tratamiento), aplicar masaje tras el tratamiento, llevar una dieta hipocalórica equilibrada y aumentar el consumo calórico mediante la realización de ejercicio físico, preferentemente aeróbico (correr, andar, nadar, bicicleta, etc.), y si es posible en las horas siguientes al tratamiento.

Para cada zona se necesita un a sesión de 35-40 minutos, siendo necesarias un mínimo de 6-10 sesiones aplicadas con un intervalo mínimo entre una y otra de 72 horas.

La técnica se ha mejorado existiendo actualmente además de la cavitación convencional, la ultracavitación, que a la cavitación añade ultrasonidos de baja frecuencia que también facilita la destrucción del tejido graso.