Tratamiento del dolor

El coste anual en EEUU supone el 2.8% del Producto Interior Bruto. Extrapolando estos datos a España, suponiendo el 2.5 del P.I.B., seria de un costo anual de más de 5500 millones de euros/año.

Estudios realizados por la Conselleria de Sanitat y Consumo de la Generalitat Valenciana, las enfermedades más relacionadas con el dolor son las del sistema músculo-esquelético y tejido conectivo, que suponen cerca del 10% de los motivos de consulta en Atención Primaria. Tenemos un predominio en el sexo femenino y el número de consultas aumenta de forma paralela, conforme avanza la edad.

Es prioritario en el tratamiento del dolor realizar un buen diagnostico, saber cual es la causa, ya que el dolor, sobre todo el agudo, es un signo de alarma, y puede estar enmascarando una enfermedad grave, como un cáncer, retrasando el tratamiento adecuado, con lo cual se estará comprometiendo su posible curación.

Entre los problemas a tratar nos encontramos:

  • Reumatismos articulares, como el hombro doloroso, las tendinitis, las epicondilitis como el “codo de tenista”…
  • Artrosis, tanto a nivel de columna cervical, dorsal, lumbar, de cadera, de rodilla o a otros niveles, incluso las generalizadas.
  • Complicaciones neurológicas, como las ciáticas, neuralgias intercostales…
  • Reumatismos inflamatorios.
  • Cefaleas.
  • Enfermedades neurológicas como síndromes canaliculares, neuropatías periféricas, neuralgia del trigémino…
  • En el tratamiento general deberemos de tener en cuenta que cada persona vive el dolor de forma diferente, por lo que no hay ninguna escala objetiva que mida el dolor.

Algunos de los tratamientos específicos:

El éxito del tratamiento dependerá de la elección de la técnica adecuada, o la combinación de las mismas, en la secuencia correcta. La gran ventaja de estos tratamientos es el respeto al principio Hipocrático “primum non nocere”, que significa “primero no hacer daño”, un tanto en desacuerdo con los efectos secundarios de la farmacología actual.